fundación_cepf.jpg

Mohamed El-Ashry del Fondo para el Medio Ambiente Mundial, James Wolfensohn del Banco Mundial y Peter Seligmann de Conservación Internacional en la fundación del CEPF.
Subtítulo: 
Mohamed El-Ashry del Fondo para el Medio Ambiente Mundial, James Wolfensohn del Banco Mundial y Peter Seligmann de Conservación Internacional en la fundación del CEPF.

La idea que se convertiría en el Critical Ecosystem Partnership Fund nació en 1996. El director ejecutivo fundador de Conservación Internacional (CI), Peter Seligmann, y su amigo James Wolfensohn, que acababa de ser nombrado presidente del Banco Mundial, estaban en Jackson Hole, Wyoming, en un viaje de pesca cuando comenzaron a formar el plan. 

“Acordamos que el Banco [World] podría desempeñar un papel más importante en la protección de la biodiversidad y la construcción de la sociedad civil”, recordó Seligmann más tarde. “Así que Jim me pidió que escribiera algo sobre cómo podría funcionar. Regresé a DC y escribí algo”. (Ver entrevista en las páginas 5–7 en “The Critical Ecosystem Partnership Fund at 10: Investing in Life.”) Wolfensohn propuso formar una sociedad con otras organizaciones, con Conservación Internacional y el Banco Mundial contribuyendo cada uno con US$25 millones para comenzar. 

En 2000, se lanzó CEPF, con el Fondo para el Medio Ambiente Mundial uniéndose a CI y al Banco Mundial como donantes fundadores. Para el evento de lanzamiento en las oficinas del Banco Mundial en Washington, DC, CI presentó un cortometraje, “Puntos críticos: protección de los tesoros más amenazados de la Tierra”. 

En 2001, la Fundación John D. y Catherine T. MacArthur pasó a formar parte de la asociación, seguida por el Gobierno de Japón en 2002. En total, los primeros cinco socios donantes comprometieron US$125 millones durante cinco años.

Se decidió que el CEPF se enfocaría en los hotspots de biodiversidad del mundo, descritos como las ecorregiones terrestres más amenazadas y biológicamente más ricas de la Tierra en un Artículo de 2000 en la revista Nature que fue escrito por el científico Norman Myers y el conservacionista Russell A. Mittermeier. Bajo el liderazgo de Mittermeier, quien fue presidente de CI, los hotspots de biodiversidad se convirtieron en un foco principal de los esfuerzos de conservación de CI como la columna vertebral de sus campañas “Salvemos los hotspots” y “Futuro para la vida”.

En 1999, Myers, Russ Mittermeier y Cristina Mittermeier publicaron un volumen muy grande que describe en detalle los puntos críticos de biodiversidad del planeta con su delimitación precisa. Este primer volumen, "Puntos críticos", fue seguido por una versión revisada en 2005 escrita por Russ Mittermeier, Patricio Robles Gill, Michael Hoffman, John Pilgrim y Thomas Brooks, bajo el título "Puntos críticos revisados".

Primeras inversiones del CEPF

En 2001, el CEPF inició inversiones de cinco años en cuatro puntos críticos de biodiversidad: la Región Florística del Cabo, Madagascar y las Islas del Océano Índico, los Bosques de Guinea en África Occidental y los Andes Tropicales. El personal del CEPF analizó datos científicos y se reunió con partes interesadas locales y expertos en los puntos críticos para identificar las prioridades más altas. Luego desarrollaron el primer perfiles de ecosistemas para estos hotspots, estableciendo con mayor detalle dónde invertiría el CEPF dentro de cada hotspot y qué estrategias de conservación se apoyarían. 

Para garantizar que el trabajo continuaría en el futuro, la organización apoyó a las organizaciones de la sociedad civil (organizaciones no gubernamentales, comunidades, organizaciones de pueblos indígenas, universidades y pequeñas empresas) para desarrollar sus habilidades y capacidades. Empoderar a la población local para conservar la biodiversidad y los ecosistemas a largo plazo se convirtió en un sello distintivo del CEPF. 

El programa se extendió gradualmente a más y más puntos críticos. (Vea dónde ha invertido CEPF.)

El enfoque del CEPF para los perfiles de ecosistemas también evolucionó con el tiempo, convirtiéndose en un proceso participativo de un año que involucró a cientos de expertos y partes interesadas locales, y dirigido por una organización o varias organizaciones que reciben una subvención para producir el perfil. 

Una evaluación conduce a una asociación renovada y creciente

En 2006, cuando algunos de los compromisos iniciales de los donantes se estaban acabando, los socios donantes del CEPF comenzaron a discutir el futuro del fondo y encargaron una evaluación independiente. El estudio encontró que el CEPF había logrado un gran progreso:

"Los donantes han lanzado un programa especial y muy prometedor en CEPF. Este modelo innovador llena un nicho único en la conservación de la biodiversidad internacional y está siendo implementado por un equipo global muy profesional más socios que han logrado un excelente progreso temprano hacia sus objetivos a largo plazo. No dudamos en recomendar que los socios donantes continúen financiando el programa y buscando más oportunidades de expansión". (Wells, Curran y Qayum 2006)

Los donantes existentes decidieron continuar apoyando al CEPF, y pronto se unió un nuevo donante: L'Agence Française de Développement (AFD) prometió US$25 millones al CEPF en 2007. 

En octubre de 2012, la asociación global se expandió nuevamente, ya que la Unión Europea prometió 18 millones de euros al CEPF. “Vemos al CEPF como un mecanismo clave para llegar a las comunidades locales, las organizaciones de la sociedad civil y los actores del sector privado en los puntos críticos de biodiversidad del mundo que están ansiosos por conservar su riqueza natural”, dijo Janez Potočnik, entonces comisario europeo de Medio Ambiente, citado en un comunicado de prensa. comunicado anunciando la contribución. “Valoramos la eficiencia y eficacia que CEPF ha demostrado durante los últimos 12 años en el desarrollo de capacidades de la sociedad civil para implementar proyectos de conservación que apoyen ecosistemas críticos y mejoren los medios de vida de las comunidades locales”.

Desde entonces, los donantes globales del CEPF han continuado y renovado sus compromisos con el CEPF, mientras que la asociación también ha trabajado con una variedad de socios donantes regionales, incluida la Fundación MAVA, Margaret A. Cargill Philanthropies y The Leona M. and Harry B. Fideicomiso benéfico de Helmsley. 

En 2018, tras un cambio en su estrategia, la Fundación MacArthur completó su compromiso con la asociación. 

Beneficiarios que marcan la diferencia

El apoyo que la asociación ha brindado a lo largo de los años ha permitido al CEPF invertir en 24 de los hotspots de biodiversidad del mundo hasta el momento, comprometiendo más de US$243 millones en subvenciones a más de 2,500 entidades de la sociedad civil que están trabajando para conservar la biodiversidad, fortalecer las organizaciones de la sociedad civil y fomentar el desarrollo sostenible. Conozca los logros de nuestros beneficiarios.